Dejémonos, señores, de tanta demagogia barata y de tanta ingenuidad. Recientes noticias han hecho que la sociedad se vea inmersa en un eterno debate en el que "ni pincha ni corta ni la manta es suya"; me refiero al caso Cristiano Ronaldo y otros muchos jugadores.

Muchos han elevado sus voces tras informarse de que dicho jugador de fútbol ha costado la friolera de 80 millones de libras (lo que viene al cambio, 94 millones de euros). Abordando la cuestión cabría plantearse si ese dinero es público o privado, si es lógico gastárselo en época de crisis, si un jugador de fútbol vale eso, etc.

Desde una posición totalmente lógica afirmo: el dinero es privado (luego el que lo paga puede hacer lo que le de la gana con él), es lógico gastárselo en época de crisis (la crisis ataca unos sectores pero el del fútbol de élite -clubs como Madrid, Barcelona, Chelsea, Manchester, Inter...- ni los roza, y un jugador de fútbol vale eso y mucho más. Me explico:

¿Acaso alguien cree que un empresario como Florentino Pérez es capaz de gastarse una millonada para luego no ganar eso y muchísimo más?. Si Cristiano Ronaldo vale 94 millones de euros, a lo mejor es porque generará más de 200 en los seis años de contratación por el Real Madrid. Y no es solo una cuestión de vender camisetas, está también el hecho de llenar el campo con entradas que oscilan entre los 30 euros y los 150, están las marcas publicitarias que pasarán a pagar a la entidad de 40 millones a 400 millones porque su marca luzca en el pecho de Cristiano, Kaká, Xavi Alonso, Rivery, Villa -entre otros-, están las giras por el mundo que moverán a millones de personas a comprar camisetas y entradas de los partidos de pretemporada... hay un sinfín de motivos por lo que es lógico gastarse si hiciese falta unos 300 millones -como se rumorea que se quiere gastar el amigo Florentino- porque en seis años de contrato que tendrá cada jugador generarán entre todos más de 1.000 millones a lor largo de dichos años.

Hay que pensar con la mentalidad puesta en el mercado. Si genera eso, es porque los vale. No hay más que hablar. Atrás quedan las posturas demagógicas de los casi cinco millones de parados. ¿Acaso no deberíamos imponer esa misma idea al sueldo de empresarios, políticos, jefes de empresa, maestros de escuela (que cobran el doble o el triple que ingenieros desarrollando un trabajo más sencillo) y cualquier otro sector en el que se gane dinero?. De aquí se desprende que, como hay crisis, todos los salarios deben ser equitativos a todos para que se haga justicia. Vamos, que el gandul y el que no duerme pensando en su empresa o el que trabaja doce horas cada día deberían cobrar lo mismo. Esta idea es un tanto comunista... y ya luchamos mucho contra ellos en este país y en el mundo para que ahora volvamos a imponer sus doctrinas.

Conclusión: Cada cosa vale lo que vale en el mercado y dejémonos de idioteces, señores. Así que el amigo Cristiano que no llore porque vale eso y mucho más...