Durante el tiempo ocioso de lectura de varios diarios digitales, me he encontrado con una noticia que viene referida a la existencia de un libro del catalán Albert Torras. He de reconocer que ha hecho enarcar mis cejas y abrir mi boca hasta límites insospechados. Esa libro no afirma otra cosa que: "don Miguel de Cervantes Saavedra era catalán y gay". Y nos quedamos tan panchos.

No entiendo los niveles de delirio que se pueden alcanzar siendo un nacionalista idiota.  En dicho libro se puede leer que no sólo don Miguel era catalán (publicando la primera edición del Quijote en catalán -un libro desaparecido como no podía ser de otra manera-), sino que también lo era Colón.

Para demostrar que efectivamente Cervantes era catalán lo hacen con argumentos de peso somo las palabras del escritor por medio de Alonso Quijano: "Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única". Es decir, que si yo soy murciano, me encanta Sevilla y hablo bien de ella, me convierto rápidamente en sevillano. La explicación que le dan a la inexistencia del Quijote en catalán la basan en el nacionalismo español (que no sé qué narices significará eso, pero parece ser que es un término muy extendido entre nacionalistas tontos).

¿Pero por qué no decir ya de una vez que Cervantes (Miquel Cervant) vivió en un lejano país llamado Catalania con un abanico de seres superiores, entre ellos gays y lesbianas?. Además, estos españolistas que no paran de hacerle la puñeta a tan antiguo país catalán, se podrían estar quietos y no criticar a periodistas idiotas que afirman cosas sobre las que no tienen ni pajolera idea para fomentar su nacionalismo estúpido y así seguir quedándose con el 33% de los presupuestos de los españoles (que somos independentistas para todo menos para recibir la saca llena de dinero ¿eh?)...

Ahora yo aporto la prueba definitiva de que era catalán. Vamos, hay que ser muy tonto ya para no creérselo: